Una obra excitante y conmovedora , ‘Somewhere Somehow’, su tercer álbum,  un paso adelante en su carrera discográfica y artística.

En Somewhere Somehow Maeso se deja el alma en las 11 joyas que lo componen, cada una distinta de la otra, diferentes incluso entre su punto de partida y el de llegada, invitando al oyente a convertirse en protagonista de un viaje por colores y sonidos en el que se conoce el origen, pero nunca el destino.

El título del álbum ya avanza que la magia puede aparecer en cualquier sitio y de cualquier forma. Somewhere Somehow es un catálogo de hechizos que parten de un lugar tan real y concreto como el que aparece en la fotografía de portada. Maeso imagina un espacio y crea la banda sonora de todas las experiencias que allí puedan surgir. Así se despliega el embrujo de algo más que una suma de canciones: una experiencia desbordante de vehemencia y entusiasmo.

Las canciones del álbum cobran vida propia. A veces mediante un funk con sintetizadores como el de No earthly Paradise, que abre el disco, y otras con una vis pop que remite a su añorada banda The Sunday Drivers, como en The road less travelled, Keep on striving o la redonda Back to me, back to you, tan arraigada en el soul. Juega en otras ocasiones Maeso a transformarse en los pocos minutos que dura un tema, para viajar del sur de Estados Unidos a Jamaica (I wonder and wander) o del rock europeo al blues (Long Winter drama).

somewhere

Comentarios

comentarios